No 13 Consejos Territoriales de Planeación: La tarea es nuestra. Asistir, incidir o decidir

No 11 El Encuentro de Planeación y Presupuestos Participativos y el XVIII Congreso del Sistema Nacional de Planeación. “Jornadas de intercambio del Consejo Territorial de Planeación Distrital - CTPD – Bogotá como escenario de crecimiento e incidencia”

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”. Bertolt Brecht (Augsburgo, 10 de febrero de 1898 – † Berlín, 4 de agosto de 1956) Poeta y dramaturgo alemán.

La PAZ, es hoy la excusa que se nos pone en un escenario para concretar las premisas constitucionales para que de forma democrática, participativa y pluralista nos empoderemos y garantizar que prevalezca el interés general, y así podamos resolver a partir del ejercicio de la Planeación Participativa, la articulación de los tiempos de la planeación y la presupuestación donde de igual a igual las autoridades y las instancias asumamos con confianza y sin temor la construcción colectiva de agendas de desarrollo social y territorial con decisiones que promuevan la prosperidad general garantizando los derechos y deberes constitucionales que nos lleven a trabajar arduamente en los asuntos que nos afectan.

Oportunidades de asumir los retos como consejeros y consejeras en una ciudad que cuenta con 21 instancias territoriales donde la sociedad civil tiene la encrucijada de discutir cuál es el desarrollo que requiere, a fin de superar las inequidades y desigualdades sociales que han afectado la calidad de vida de sus habitantes. Reconocer las realidades territoriales pone en juego, no sólo las problemáticas, sino también las potencialidades que podrán promover acciones para planear y diseñar de acuerdo a las necesidades, dando prioridad concertada en la justa medida de los problemas. Son los habitantes del territorio que han vivenciado las dificultades y que muy seguramente con el concurso de lo técnico juntarán esfuerzos para interpretar y adecuar las herramientas normativas en la resolución requerida.

Hemos entendido la falta de voluntad política como el peor de los problemas en estos asuntos, ya que hoy se insiste en diálogos diferenciados por estamento sin la visión de democratizar la respuesta a la gestión pública, máxime que allí se ponen en juego los recursos públicos. Hacer efectiva la participación social es tarea de todos y todas, sobre todo en la construcción de los planes de desarrollo ya que son las bitácoras que orientan la ejecución de los recursos. Esto debe conducir a la solución de las necesidades y evitar que se convierta en botín electoral, que se ejecuta con la nefasta premisa de mantener en el poder a un grupo político.

El país y la ciudad capital están ad portas de tomar decisiones trascendentales: Colombia de elaborar su Plan de Desarrollo Nacional 2015 – 2019, el cual se ha confeccionado no en la lógica de satisfacer las necesidades de la población más afectada por las brechas de inequidad y desigualdad, sino en el marco de los postulados que imponen los mercaderes inmobiliarios, el Banco Mundial y las entidades bilaterales que hoy se muestran interesadas en la explotación de nuestros recursos naturales y la expropiación de las tierras a quienes ancestral e históricamente han sido sus custodios y dueños, entre otros intereses. La invitación es a aprovechar escenarios posibles para incidir, tal como el Congreso del Sistema Nacional de Planeación a desarrollarse en el mes de diciembre en la ciudad de Ibagué.

En este confluiremos consejeros y consejeras de planeación de todos los rincones del país, donde el objetivo del Departamento Nacional de Planeación DNP, es que con nuestra presencia convalidemos las bases del PND. Ello sucederá si no tenemos la capacidad de unirnos y tener incidencia en definir el plan que necesita el país. De igual manera el PND trazará la complementariedad, subsidiaridad y concurrencia para la ejecución de planes, programas y proyectos en los departamentos, municipios y distritos en el país.

En el caso del Distrito Capital, es la hora de accionar las agendas de desarrollo social y territorial que en los últimos años se han consolidado fruto de la experticia social y de la preocupación de organizaciones que, territorialmente, han tenido el interés de orientar la lectura de las realidades aprovechando el concurso ciudadano en los diferentes micro territorios y unidades de planeamiento zonal UPZ, a efecto de hacer la construcción de la decisión e incidencia en los planes de desarrollo y por ello invertir la pirámide en la elaboración de los PDL y PDD. Hacemos un llamado para recapitular las lecturas que, a partir de la cartografía social, la investigación acción participativa IAP, (método promovido por el Maestro ORLANDO FALS BORDA), nos permitan presentar las pretensiones que transformen nuestra realidad. Para ello se requiere una información real y cualificada capaz de competir con las bitácoras tecnocráticas; nuestros liderazgos deben reflejar la información real con datos precisos, que hoy se quieren desconocer por entidades que como el DANE, que ni siquiera reconoce la población real de las 20 localidades de la ciudad y por ello se ven afectadas hasta las transferencias necesarias de recursos que se requieren para resolver las necesidades de poblaciones que, como la desplazada requieren ser beneficiadas de las políticas públicas en el marco de sus derechos. Todos estamos siendo afectados por este tipo de políticas y normatividad que menguan nuestra calidad de vida, sin contar lo que se viene en el marco del pos conflicto.

Bogotá, es hoy el botín electoral en disputa por los diferentes partidos políticos de cara a las elecciones de 2015 que elegirá gobernadores, diputados, ediles, concejales y alcaldes. Por ello cabe adelantar la presentación formal ante los partidos políticos y Representantes a la Cámara por Bogotá, de Agendas de Desarrollo Social y Territorial desde cada una de las localidades estructuradas con propuesta de plan de desarrollo y presupuesto, a fin de tener incidencia en la construcción del programa de gobierno de los aspirantes a regir los destinos de la ciudad, que en virtud al voto programático el ganador debe convertirlo en el Plan de Desarrollo. Cabe recordar que estos deben guardar coherencia con el PND.

Concretar este reto requiere dar cumplimiento a la Constitución y la Norma, pero además, de transformaciones legislativas entre ellas una verdadera política de descentralización, un Estatuto Orgánico acorde a la modernización del estado, un Ordenamiento Territorial con una verdadera articulación de políticas rurales, una RAPE que propicie el desarrollo endógeno de la región, entre otros. Pero esto no será posible si no se hace reingeniería al ejercicio de la PARTICIPACION SOCIAL el cual debe iniciar por su instituto IDPAC, que en el marco de la reforma administrativa de la ciudad ha convertido a ciudadanos y ciudadanas en conejillos de experimentos “participativos” con evidentes campañas seductoras no fructíferas. Por ejemplo la aplicación del Decreto 448 (Sistema Distrital de Participación) que intentó consolidar un ficticio poder ciudadano a través de los Espacios Cívicos que, finalmente decepcionó a la ciudadanía participante. Otro ejercicio fue el de Presupuestos Participativos que en reiterados periodos sólo llegó a poner en la práctica de los ciudadanos la priorización de los proyectos seleccionados por la administración.

Estas acciones sumadas a la falta de voluntad en articular las formas y mecanismos de participación a las dinámicas sociales y políticas en las localidades y la ciudad reflejan incluso la distancia que la Dirección del IDPAC ha tomado con el CTPD y con los CPL a pesar de la insistencia en dialogar y acordar acciones conjuntas en beneficio de consolidar los principios constitucionales y jurisprudenciales de la Planeación Participativa y la Participación en Bogotá.

Invitamos a que la Escuela de Participación del IDPAC consolide la cátedra permanente para la Planeación Participativa y la Participación en Bogotá cualificando y profesionalizando a los actores sociales y ciudadanos ávidos de actuar en los diferentes mecanismos y formas de participación a fin de consolidar acciones reales de exigibilidad y practica de los derechos individuales y colectivos en cada una de las políticas públicas de la ciudad. Además conminamos para que se establezca la Mesa Distrital Participativa para la construcción colectiva del Sistema Distrital de Presupuestos Participativos; la aplicación del Decreto Distrital 503 de 2011, como muestra de la voluntad contenida en los compromisos de campaña del actual Alcalde Mayor GUSTAVO PETRO.

Respetando las miradas de consejeros y consejeras en las evaluaciones hechas en las tertulias adelantadas en el Consejo Territorial de Planeación Distrital, me permito dar a conocer algunas conclusiones y reflexiones de la Tertulia de Evaluación del estado actual de los Consejos de Planeación Local –CPL- realizada el día Martes 13 de Mayo del 2014

CONCLUSIONES: Los asistentes expusieron sus diferentes procesos, se encontró que en la mayoría de los CPL que asistieron no hay un ejercicio continuo y riguroso de sus funciones, debido a la falta de recursos, falta de capacitación, falta de espacio para reunirse, y la falta de buenas relaciones con las alcaldías locales. Se destaca que en los procesos de Usaquen, Fontibon y Teusaquillo no se padecen las faltas mencionadas anteriormente, lo que le ha permitido ejercer sus funciones de una forma relativamente bien, dentro de sus capacidades. Se ve la necesidad de hacer un evento distrital para hacer un diagnóstico más certero acerca de la situación de los CPL y de esta forma establecer una agenda que permita generar acciones para corregir las falencias y potenciar las fortalezas de estos cuerpos colegiados, esto implica generar propuestas respecto a la normativa que los rige, además de generar un compromiso y constante apoyo por parte de las instituciones.

OBSERVACIONES Y REFLEXIÓNES: Es necesario que los CPL tengan un mejor apoyo institucional de dos formas; 1) En la capacitación y a aprendizaje propio de las funciones del CPL, ¿Que normativa los regula?, ¿Cuál es su papel dentro de la formulación, seguimiento y control de los planes de desarrollo y sus programas y proyectos derivados?, ¿Qué mecanismos pueden utilizar para cumplir dichas funciones?, ¿Cómo utilizar esos mecanismos?; 2) también es necesario que se dé un soporte logístico para que puedan cumplir adecuadamente sus funciones posibilitándoles espacios para reunirse y materiales y equipos de oficina para que puedan tener un registro he ir consolidando una memorias de los procesos que hacen, esto para que en los constantes ciclos de elección de consejeros se vaya acumulando un capital informativo que les permita a los futuros consejeros no empezar de cero su labor”.

JOSE VICENTE PACHON
Consejero CTPD
Bogotá, Noviembre de 2014

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap. No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible. Nous ne sommes pas là maintenant. Mais vous pouvez nous envoyer un email et nous reviendrons vers vous dès que possible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account