El lenguaje incluyente Intervención en rueda de prensa citada por el Representante Alirio Uribe Rosalba Castiblanco Plazas

Hace unos días las mujeres celebrábamos la consecución del derecho a tener derechos, celebrábamos el reconocimiento de nuestra ciudadanía y sin embargo desde hace más de un año las mujeres y hombres bogotanos venimos esperando la aplicación del derecho fundamental y democrático que tenemos como ciudadanas y ciudadanos a revocar al mal gobernante, de revocar a un mal alcalde como lo es Peñalosa.

Hoy aplaudimos el logro de Alirio Uribe, Representante a la Cámara por Bogotá por el Polo democrático Alternativo, quien en defensa de los avances del movimiento social de mujeres de Bogotá interpuso una acción judicial sobre la obligación que tienen la administración Distrital de usar un lenguaje incluyente. Celebramos la obtención de este resultado exitoso y llamamos a todas y todos a apoyar esta acción e impedir que la apelación prospere.

El 9 de junio en audiencia pública de la VERDAD TOTAL SOBRE PEÑALOSA citada por el senador Jorge Enrique Robledo a la que fui invitada como representante del Consejo Consultivo de Mujeres de Bogotá decía que las mujeres apoyamos la revocatoria de Peñalosa, entre otras razones, porque a través de sus políticas afectaba con mayor peso de manera sistemática a las mujeres profundizando las desigualdades, propiciando la discriminación y la exclusión.

A este respecto, el 14 de enero de 2016, una vez escuchada la alocución de Peñalosa en su posesión, el Consejo Consultivo radico el derecho de petición y solicitó al alcalde el uso de lenguaje incluyente con perspectiva de género. Mencionamos entonces, del bloque de constitucionalidad la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer- CEDAW y señalamos que el 25 de enero del 2007 el Comité de la CEDAW-, recomendó al Estado colombiano “pasar del reconocimiento formal de los derechos de las mujeres y garantizar la efectividad en el ejercicio de sus derechos en condiciones de igualdad con los hombres, y a realizar acciones de exigibilidad en los casos en que no se cumplan, y de restablecimiento y reparación cuando éstos sean vulnerados”. La CEDAW fue aprobada por la Ley 51 de 1981 y su obligatoriedad para el Estado colombiano, fue reconocida por la Corte Constitucional en la Sentencia C-507 de 2004.

Argumentamos el cumplimiento del Acuerdo 381 de 2009 que señala como obligaciones

 1. “Uso del lenguaje incluyente en documentos oficiales. Todas las entidades públicas de carácter Distrital, deberán hacer uso del lenguaje incluyente en los documentos oficiales que sean elaborados y difundidos, entre otros: Acuerdos, Decretos Resoluciones, Conceptos, Oficios, Periódicos, Folletos, Afiches, Pancartas, Página Web y Blogs.

2. Uso del lenguaje incluyente en eventos públicos. En todos los eventos públicos y medios de comunicación de las entidades distritales, se deberá hacer uso del lenguaje con perspectiva de género en todas las intervenciones y alocuciones que se realicen.

3. Lenguaje incluyente. Entiéndase por lenguaje incluyente, el uso de expresiones lingüísticas que incluyan tanto al género femenino como al masculino, cuando se requiera hacer referencia a ambos y no el uso exclusivo del género masculino”.

Recordamos también la sentencia de la Corte C-804 de 2006 en que la Honorable Corte Constitucional expresaba: “El lenguaje no sólo refleja y comunica los hábitos y valores de una determinada cultura sino que conforma y fija esos hábitos y valores. Como los hombres/varones han tenido el poder de definir las cosas, todo lo que está definido lo está desde su perspectiva… Como los hombres han tenido el poder de definir las cosas y los valores, sólo las cosas y valores que ellos han definido están aceptados como válidos en nuestra cultura y, por ende, esta cultura es masculina….No es extraño, por consiguiente, que la situación de invisibilidad, subordinación, y discriminación a la cual por largos años se vieron y se han visto sometidas las mujeres, se proyectara también en el modo en que se fijaron los criterios de inclusión y exclusión mediante el lenguaje jurídico generando, de paso, una cultura de tipo patriarcal que se proyectó y, aún se proyecta, en el lenguaje jurídico y en la cultura jurídica”.

“El Estado colombiano adquirió, entre otros compromisos, el deber de adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos, usos y prácticas que constituyan discriminación contra la mujer, modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres”

Señalamos la violación al decreto 166 Política Pública de Mujeres y Equidad de Género en el Distrito Capital de 2010 artículo 9 literal I , que expresa la necesidad de “Promover el uso del lenguaje incluyente y no sexista en todas las formas de comunicación institucional del distrito y las localidades”.

Las consultivas hacemos énfasis en la visibilización, en el lenguaje como elemento fundamental de la socialización, de la construcción de realidades, que no es neutro, pues a través de él expresamos lo que somos, lo que sentimos , lo que pensamos, lo que creemos, y así parezca inofensivo el uso del lenguaje sexista, tolera y normaliza el desconocimiento, la discriminación, exclusión , subordinación e invisibilización de las mujeres. Así que esto no es un tema de la Real Academia de la Lengua y reviste la mayor gravedad cuando es el Alcalde Mayor, la primera autoridad de la ciudad el que infringe la norma, y nos discrimina aún como respuesta a nuestra petición haya manifestado su total acogimiento a las recomendaciones realizadas.

La escritora Marcela Serrano dice “El día en que el hombre se apoderó del lenguaje, se apoderó de la historia y de la vida. Al hacerlo, nos silenció… que la gran revolución pacífica de este siglo sea que las mujeres recuperen la voz.”

Y esa es nuestra decisión. Las mujeres insistimos en superar la desigualdad existente, en lograr que la igualdad legal sea real y efectiva, alzamos nuestras voces para que se nos nombre, para que se remonten las brechas existentes, para que la política neoliberal y el patriarcado no sigan avanzando. Estamos dispuestas a defender en colectivo lo que hemos construido en colectivo, sabemos que contamos con el apoyo de hombres demócratas que acompañan nuestra lucha Transgredir la norma no puede ser un acto del alcalde que pase desapercibido.

¡Vamos por la revocatoria. No más Peñalosa, No más Bogotá peor para todos y todas! ¡No a la apelación!

Representante Alirio, muchas gracias, felicitaciones por su acción

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap. No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible. Nous ne sommes pas là maintenant. Mais vous pouvez nous envoyer un email et nous reviendrons vers vous dès que possible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account